control de inventario

Myer alcanza precisión de Inventario del 100% con RFID

Los grandes almacenes australianos Myer redujeron su tiempo de conteo de inventario de horas a minutos y redujeron la contracción de productos electrónicos de alto valor. Esta mejora fue gracias a una solución RFID que rastrea los productos a medida que se reciben y venden en cinco de sus tiendas.

 

El piloto se llevó a cabo el año pasado en la tienda insignia de la compañía en Melbourne. Una categoría de marca de productos electrónicos se etiquetó cuando los productos se recibieron en la tienda. Esos artículos se contaron durante los inventarios programados con lectores RFID. Luego sus etiquetas se leyeron por última vez a través de un lector fijo a medida que se vendían.

 

Después de tres meses de probar la tecnología y analizar los datos, Myer informa que logró aumentar las ventas por piso y en línea, así como también una reducción en la contracción. El piloto en la tienda de Melbourne ahora se ha expandido a su departamento de ropa de gama alta y la tecnología se ha implementado en otras cuatro tiendas.

 

¿Cómo surge la necesidad?

 

El desafío inicial que llevó al minorista a buscar una solución basada en la tecnología involucró el seguimiento de los productos de una marca de electrónica popular específica, que a menudo faltaba en el inventario. La compañía quería una mejor visión de dónde se encontraban estos bienes de alto valor para evitar la contracción, mientras que a largo plazo, tenía como objetivo comprobar si el RFID podía ser beneficioso para los recuentos de inventario en toda la tienda y mejorar la precisión para permitir las ventas omnicanal.

 

¿Cómo es la solución?

 

La solución consiste en etiquetas UHF RFID junto con lectores de mano para el seguimiento de inventario y lectores de puntos de venta fijos.

 

Cuando los productos se reciben en las tiendas, los miembros del equipo de ventas adjuntan etiquetas para seleccionar marcas y las encargan a través de un lector RFID de mano y un escáner de códigos de barra, vinculando así cada etiqueta RFID a la unidad de almacenamiento de un producto en particular.

 

A medida que los productos etiquetados se almacenan en la tienda, los miembros del personal leen las etiquetas durante los recuentos de inventario. Los usuarios pueden ver los estados de los productos y las tendencias en los paneles del software.

 

Cuando se vende un producto, un lector fijo interroga su etiqueta en el punto de venta. El estado del artículo se actualiza como vendido y permite a la compaña mantener una lista de inventario actualizada reponiendo los niveles de stock tan pronto como sea necesario.

 

Las tiendas de Myer reciben mercadería de cuatro centros de distribución ubicados en toda Australia, mientras que una pequeña cantidad de entregas se reciben directamente de los proveedores. Por lo tanto, etiquetar productos en la tienda fue el mejor primer paso para la empresa.

 

¿Qué ventajas trajo?

 

La tecnología RFID brindó importantes beneficios comerciales, incluidas mejores ventas, reducción de la contracción, eficiencia en el costo de la mano de obra de inventario, mejores tasas de éxito en la selección y una mejor precisión de inventario en las tiendas. Los empleados del equipo de ventas también respondieron positivamente al uso de la tecnología RFID.

 

Asegurar que la mercancía esté disponible para los clientes es fundamental para el éxito continuo de cualquier minorista. Durante la prueba piloto la compañía descubrió que una mayor precisión en el inventario significaba menos cancelaciones de pedidos de los clientes y una mejor experiencia de compra en la tienda. La mayoría de las 62 tiendas de Myer en toda Australia planean implementar la tecnología este año y se han etiquetado categorías adicionales en esas ubicaciones.

 

Fuente: RFID Journal

No Comments

Post A Comment